No habíamos entrado en el siglo XXI cuando conocí a los hermanos Belmondo por primera vez. Todavía no había decidido cuál iba a ser mi futuro. Acababa de llegar a París y no sabía dónde ubicarme… Un amigo de un amigo me había recomendado presentarme a las pruebas de selección del IACP en París, un Centro Superior de estudios de jazz. Me presenté en las pruebas de admisión sin saber nada de francés. Nos fueron llamando por grupos y lo primero que me pusieron delante fue un examen escrito con unas preguntas en francés que yo no podía entender y un interminable espacio en blanco debajo donde yo no sabía qué escribir. Supongo que mi cara de agobio debía de reflejar perfectamente mi situación. En ese momento entró Lionel en la sala, me miró, sonrió y les dijo a los tres profesores del tribunal algo que fui incapaz de entender. Cogió mi examen en blanco se lo entregó al tribunal y me llevó a otra sala donde estaba esperando Stéphane junto con Heri Paredes. Lionel se puso al piano y me empezó a gritar “play, play!” así que cogí mi trombón y toqué… ni idea lo qué… Lionel cambiaba de acordes (seguramente sobre la forma de algún standard pero yo entonces no lo supe) y yo tocaba lo que podía. Al terminar salí de allí tan perdido como había entrado, entonces se me acercó Heri y me dijo “¿hablas español?”…

 

Mi vida había cambiado ya para siempre. Lionel y Stéphane me concedieron una beca para cubrir mis estudios en el IACP, mi aventura en el jazz había empezado.

Poder compartir ahora con ellos mi andadura profesional, es un orgullo inmenso. Me llena de felicidad, y sé que el cariño y el respeto es mutuo así que poco más puedo decir…

Gracias Stéphane y Lionel por participar con nosotros en nuestro proyecto ‘Boîte à Musique’. Merci!

 

Dossier de nuestro proyecto:
Belmondo & Bellizzi ‘Boîte à Musique’